La Cantina echa el cierre… ¡hasta septiembre!

Alguno que otro estaría pensando si los chicos y chicas de La Cantina son de ésos que, en época de crisis, no se toman un respiro en verano para coger nuevas fuerzas, en vista de que, metidos ya en agosto, aún no nos habíamos marchado y colgado el típico cartel de ‘Cerrado por vacaciones’.

Pero como toda España, y haya o no crisis de por medio, nosotros también requerimos de hacer un parón para recargar la pila y volver en septiembre con fuerzas renovadas; por ello, a partir de hoy los cantineros que hacemos posible este blog os decimos adiós hasta el mes próximo, esperando que no nos echéis mucho en falta -sabemos que lo haréis, no mintáis- y prometiéndoos nuevos contenidos con el inicio del nuevo curso escolar, político o como queráis llamarlo. Y como siempre, escribiremos con el punto de vista más ácido, crítico e irreverente que nos caracteriza.

Un saludo a todos los que nos seguis, y lo dicho,  !nos vemos en los bares! ( ¡ups!, perdón, queríamos decir en septiembre)

Anuncios

6 agosto 2010 at 00:35 1 comentario

El verano, tiempo de especulaciones

Nadie sabe a ciencia cierta qué sucede con Cesc Fábregas (Foto, taringa.net)

El verano es el tiempo de las especulaciones en la prensa deportiva. Aunque sigue habiendo ciclismo, automovilismo, motociclismo, se preparar un Mundial de baloncesto… el fútbol es el deporte rey por antonomasia en España y los medios de comunicación siguen manteniendo la ‘información’ de los dos grandes en sus portadas, salvo días especiales. Algo que puede acabar saturando o volviendo locos a los lectores.

Los clubes, y en especial Barcelona y Real Madrid, intentan mantener silencio sobre sus operaciones, sobre los posibles fichajes, para no encarecer el ‘producto’. Siempre se ha dicho, y es cierto, que cuando el nombre de un futbolista aparece vinculado a cualquiera de ellos su precio se duplica, por lo que nunca es aconsejable que las portadas reflejen los intereses. Este verano, por ejemplo, se hablaba de Azpilicueta, lateral navarro, como posible refuerzo azulgrana por unos 8 millones de euros y acabó marchándose al Olympique de Marsella por menos de 3. Al Barça, sin duda, le hubiera costado al menos el doble.

Esta realidad, la necesidad de los clubes de mantener cierto silencio, se contrapone con la de los medios de comunicación, ofrecer una información nueva cada día a sus lectores, oyentes o televidentes. Se abre un juego en el que intervienen periodistas, representantes, futbolistas e intermediarios, además de directivos, que suponen un maremagnum incontrolable de información en muchos casos incierta.

Porque, cada verano, todos buscan su propio beneficio. Los directivos, posiblemente para desviar la atención, filtran nombres a la prensa, en muchas ocasiones de jugadores que no están entre sus pretensiones, para encauzar con mayor tranquilidad las negociaciones reales en marcha. Los jugadores y, sobre todo, representantes, ‘venden’ las presuntas ofertas de las que gozan los futbolistas, sabedores de que el interés del Fútbol Club X por Y puede hacer que el W Club de Fútbol haga una oferta superior para evitar que el futbolista, que está en sus agendas, se escape al máximo rival. Los intermediarios, buscando ver sus nombres en los medios, lo que les otorga caché a la hora de presentarse ante clubes y jugadores como ‘hombres de fútbol’ que han participado en numerosas operaciones sonadas.

¿Qué hay de cierto, entonces, en todo lo que se dice? Posiblemente casi nada. Un claro ejemplo es Cesc Fábregas. Sus compañeros del Arsenal aseguran que desea quedarse. Él no niega su intención de marcharse. Los jugadores del Barça afirman que desean tenerle en sus filas. El técnico Arsene Wenger asegura que “no vendo”. Su segundo, que “no podemos retenerlo”. Los directivos y entrenadores del Barça, que es difícil ficharlo. La afición culé se ilusiona con su llegada. Los medios madrileños dicen que el entorno del jugador está molesto con el Barça. Los medios catalanes, que Guardiola y los directivos le han tranquilizado en numerosas ocasiones. Por otro lado, el Arsenal vendería por 50. Pero el Barça ofrece 40. O no hace ofertas desde finales de junio. Existen vías abiertas. No hay negociación posible…

Y parecido se puede hablar de Maicon, el Inter y el Real Madrid.

Ahora que estamos en pleno verano, si me admiten un consejo y son futboleros, olvídense de leer prensa deportiva y de ver noticiarios al respecto. Háganlo, si les gusta, como pasatiempo, a modo de cómic, y analicen cuando empiece la Liga todo lo que se dijo y como han quedado las cosas. Verán que entre todos, debido sus propios intereses, le han estado mareando.

5 agosto 2010 at 00:39 Deja un comentario

¿Adiós a las bombas de racimo?

Las bombas de racimo se convierten en pequeñas minas antipersona al quedar enterradas sin explosionar. (Foto: 20minutos.es)

Las bombas de racimo se convierten en pequeñas minas antipersona al quedar enterradas sin explosionar. (Foto: 20minutos.es).

Ayer, 1 de agosto, entró en vigor la convención que prohíbe la fabricación, compra, almacenamiento, tenencia y uso de las bombas de fragmentación o bombas de racimo, un tipo de armamento que ha causado desde 1965, fecha de su ‘puesta en servicio’, más de 100.000 víctimas, entre heridos y muertos, de lo que alrededor de un tercio son niños, según datos ofrecidos esta semana por la Coalición Contra las Armas de Racimo, entidad que agrupa a más de 300 ONG´s.

Este tratado fue firmado en mayo de 2008 por 108 países en Dublín, de los que 37 estados lo han ratificado. “El domingo es un día de celebración, es la concreción de un sueño que parecía imposible y que ha hecho realidad la voluntad de la sociedad civil con la ayuda de algunos estados”, dijo el jueves pasado en rueda de prensa Thomas Nash, portavoz de la Coalición.

Sin embargo, mucho nos tememos que éste no será el fin de las bombas de racimo. Como suele ocurrir con este tipo de acuerdos, los países clave en la fabricación y uso de este tipo de minibombas no se han adherido al mismo, lo que sin duda juega en contra del éxito final de la iniciativa. Estados Unidos, Rusia, China o Brasil, que pasan por ser algunos de los más importantes fabricantes mundiales – se sabe que EEUU fabrica alrededor de 800 millones de estas bombas-, así como Pakistán, India o Israel –el país sionista empleó en la guerra de Líbano de 2006 bombas de fragmentación de fabricación norteamericana, según indicó Nash- no han secundado el acuerdo. Como contraste, Alemania o Reino Unido, que almacenan cada uno unos 50 millones de proyectiles de esta clase y que forman parte del grupo de ratificadores, han anunciado que los eliminarán de sus arsenales.

La justificación que estas naciones exponen para seguir contando con las bombas de racimo es que estas armas son de uso legítimo. El problema es que estas bombas, que dejan caer miles de pequeños artefactos del tamaño de una lata de refresco, y que resultan letales a cualquier persona que se encuentre en un radio de 15 metros, suelen tener un margen de error en la detonación de hasta un 30 por ciento.

Y aquí radica el verdadero drama de este tipo de armamento. Las minibombas que no estallan continúan activas durante al menos 40 años, a menudo enterradas en el suelo o en plena superficie, convirtiéndose de facto en auténticas minas antipersona. De hecho, no pocos niños han acabado con miembros amputados, e incluso han muerto, por manipularlas, ya que a menudo tienen colores brillantes.

Porque suponen un drama en todos los lugares donde han sido usadas, las bombas de racimo merecen desaparecer del catálogo de armas de todos los ejércitos del mundo. No vale ya el argumento, a veces esgrimido por los oficiales, de que en una guerra combaten también los civiles de un país, y no sólo sus fuerzas militares, pues a menudo suele ocurrir que la población se ve envuelta en el conflicto sin desearlo, únicamente porque sus gobernantes deciden emprender la aventura bélica por distintos intereses.

La guerra es casi consustancial al género humano, y el mundo actual se ha concebido a raíz de cientos de batallas, de guerras, de combates por tierras, recursos naturales, por causas religiosas o étnicas o, simplemente, por el enfrentamiento de egos. Y, ya que parece que, por el momento, continuarán en el mundo actual sucediéndose conflictos armados, lo menos que se puede pedir es que se dejen de utilizar armas que hieren a los que menos culpa tienen, los civiles, y en especial los niños. Quizá Barack Obama deba pensar en esos cientos de chavales que un día vieron cómo una de estas pequeñas bombas les arrancaba un brazo, una pierna o quizá la vida de algún amigo o familiar cercano, y actuar para que su país y el resto de los que no se han adherido a este convenio, lo hagan. Yes, you can, (if you want, of course).

2 agosto 2010 at 00:31 Deja un comentario

¿Por qué los jóvenes no ven esperanzas en España?

Tras años de estudios y esfuerzo, el joven español no ve esperanzas laborales.

Tras años de estudios y esfuerzo, el joven español no ve esperanzas laborales.

No, hoy no vamos a hablar de la abolición de las corridas de toros, aunque sea el tema candente de esta semana; sino de otro tema que parece estar escondido de muchas portadas de diarios, hasta que sale un caso en los medios, como sucedió ayer en ‘El País’. ¿Ven los jóvenes esperanzas en España?

La pregunta de marras podría carecer de sentido a la vista de la realidad que nos rodea: nuestro país vive en una sociedad avanzada, moderna, dinámica, en libertad, dentro de una cultura del buen comer, del mejor beber y de la auténtica vida social. Vamos, un paraíso para cualquier joven que se precie, ¿no?

No, si nos fijamos en los datos que Eurostat ofrecía en cuanto al paro juvenil en España hace un año. Entonces, un 33,6% de los jóvenes españoles estaban en paro, o lo que era lo mismo, uno de cada tres. Lo curioso es que la media de la Eurozona en cuanto al desempleo juvenil se situaba entonces en el 18,4%.

Y lo de la desesperanza no se crean que viene únicamente de la frustración de no encontrar trabajo como consecuencia de la crisis. La escasa remuneración, la inestabilidad en los contratos, a menudo bordeando o traspasando la ilegalidad, o la nula valorización de la enorme formación de muchos jóvenes por parte de las empresas cuando se da con un empleo, forma un poso que en la edición de ayer de ‘El País’ ha sacado a relucir Ricardo Paternita, arquitecto en paro después de “encadenar años de empleo mal pagados”, según reza el subtítulo del artículo.

Aunque muchos quizá lo hayan leído, Paternita representa un caso no poco frecuente: treinteañero, con ganas de todo, hiperformado –amén de la carrera, ha hecho cuatro años de doctorado y cursó estudios en Inglaterra y Holanda, donde además trabajó de ‘becario’ por 2.500 euros/mes, según cuenta como contraste-, pero al que los estudios de arquitectura, como asegura ocurre con muchos otros de sus compañeros de profesión, han exprimido, explotado y sacado el jugo a base de muchas horas de trabajo, mal pagado, a menudo bajo la figura del falso autónomo –la empresa obliga al trabajador a darse de alta como autónomo, pero en la práctica su situación laboral sigue siendo la de un mero asalariado, y cobrando menos después de pagar impuestos- y luego, cuando no hay trabajo o hace falta ajustar el presupuesto, se recorta precisamente por esa base.

Vamos, que uno en esa situación se siente como un pañuelo usado, que no tiene valor por sí solo, que sólo adquiere su verdadera valía cuando se necesita, y que una vez ha cumplido con creces su función, acaba olvidado en una papelera o, en el peor de los casos, tirado en la acera. “Han destrozado todas nuestras expectativas”, asegura Ricardo, resumiendo esta metáfora que acabamos de hacer nosotros.

Todo esto permanece oculto a buena parte de la sociedad, que por cierto es ajena a la ‘fuga de cerebros’ que se está produciendo en nuestro país. Los de ciencias, y especialmente los dedicados a la investigación científica o técnica, se marchan fuera, donde hay más posibilidades –y más inversión- en estos campos; mientras que los de letras –ciencias sociales y jurídicas- salen fuera, allí donde se sienten más valorados y donde las empresas sí reconocen la fomación académica, la especialización y la fluidez con los idiomas que la persona tenga.

¿Qué queremos transmitir con todo esto? Que España nunca avanzará si no cambia la mentalidad empresarial de este país. No se puede pretender que un universitario con una alta cualificación esté dispuesto a dejarse la piel por 700 míseros euros, y que encima esté motivado; así se pierde mucho dinero y oportunidades de crecer. Spain is diferent, incluso en esto.

Tampoco se libra el Gobierno. Los sucesivos ejecutivos, ya socialistas, ya populares, se han venido preguntando cuál es la fórmula para generar empleo. Una clave reside, como ya han comprobado algunos países, es invertir en investigación, en I+D, en apostar por los jóvenes de verdad. Hagan eso, y verán como muchos y muchas, una vez que han adquirido los conocimiento necesarios, se aventurarán a fundar sus propias empresas, y con ellas la generación de empleo. ¿Cómo diablos se creen que nació Google?

Eso sí, para eso hace falta ser valiente y, además de poner dinero encima de la mesa en una nversión a largo plazo, se requiere modificar la ley para impedir tantos abusos del empresariado, ya citados arriba, de forma que se rompa el círculo vicioso en el que los jóvenes nos ahogamos. ¿Por qué será que cuando salen en televisión españoles que han salido fuera a buscarse la vida, aseguran que tardarán mucho en volver? Pregúntese, pregúntese…

29 julio 2010 at 07:54 Deja un comentario

El ‘Post’ resucita la llama de la investigación

Hace unos meses The Huffington Post sobrepasaba a The Washington Post en número de visitas en Internet. Apresuradamente y sin reflexión nos lanzamos a la crítica feroz del diario que destapó el Watergate. No se habían adaptado a Internet y estaban perdiendo la batalla. El periódico estadounidense nos dio a todos los bocazas una importante lección la semana pasada.

Continue Reading 28 julio 2010 at 08:21 Deja un comentario

Adiós a un símbolo

En la mañana de ayer, con lágrimas en los ojos, Raúl González Blanco puso fin a 16 años en el primer equipo del Real Madrid. Se despidió rodeado de Jorge Valdano y Florentino Pérez, con una sala de prensa entregada, y dejando atrás una trayectoria prolífica en goles, en polémicas, en palmarés y en debate sobre sus condiciones futbolísticas. Su nuevo destino es el Schalke 04 y la Bundesliga.

Continue Reading 27 julio 2010 at 00:01 Deja un comentario

Aunque sepa los caminos, yo nunca llegaré a Córdoba

Nueva York no encuentra Córdoba.
Nueva York no encuentra Córdoba.

Eso decía Federico García Lorca y parece ser que también es el sentir de una parte de Nueva York. Nueve años (casi ná) desde que dos aviones destrozasen el sky line neoyorquino y la vida de miles de familias. Dentro de la violación continua que ha supuesto cualquier intento de homenaje en la llamada zona cero, una bonita idea ha florecido para acabar con casi una década de malas caras.

El edificio Burlington Coat Factory está siendo reparado. Se ha planteado transformarlo en un centro islámico con mezquita incluida y bautizarlo con el anglo-andalusí nombre de Cordoba House. Una idea que parte desde el bien, ha sido llevada al Lado Oscuro, pues algunos vecinos de la Gran Manzana opinan que colocar una mezquita ahí, no sería otra cosa que burlarse de los fallecidos en el 11-S.

La polémica inunda Nueva York. En una asamblea la semana pasada se podían coger unas tijeras y cortar la tensión. “Los asesinos del 11-S creían en el poder del Islam y todo el mundo sabe que lo que los llevó a cometer ese crimen fueron sus creencias religiosas”, se llegó a oír. Desde el otro lado de la Red, musulmanes con pasaporte estadounidense recordaron que ellos también perdieron a seres queridos en los crímenes.

El imán Feisal Abdul Rauf, padre de esta idea y responsable del proyecto la ha defendido contra viento y marea. Lejos de convertirse en la pica en Flandes de los terroristas de Al Qaeda, este proyecto pretende representar mestizaje y unidad dentro de la variedad. Por su parte, el alcalde Michael Bloomberg se ha encargado de encarnar a Poncio Pilatos en la historia, pues ha evitado hacer inclinar la balanza de un lado o del otro.

Dicen que el odio engendra odio. Parece ser que eso es lo que les ha pasado a los vecinos de Nueva York contrarios a la mezquita. Tal vez no se hayan parado a pensar que esto es un error que a la vez puede generar aún más rencor. Diez años después del 11-S, la inauguración de esta mezquita ayudaría a la reconciliación entre credos. Denle una oportunidad a la paz.

21 julio 2010 at 23:40 Deja un comentario

Entradas antiguas


Un día de estos…

septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores