La vergüenza de los diputados británicos

28 mayo 2009 at 00:01 Deja un comentario

El primer ministro británico, Gordon Brown, durante una sesión de control parlamentario. (El País/ REUTERS)

El primer ministro británico, Gordon Brown, durante una sesión de control parlamentario. (El País/ REUTERS)

Presentarse como diputado de Westminster es hoy sinónimo sonrojo. No es para menos tras las semanas de informaciones vertidas por el diario conservador  Daily Telegraph, que desde el día 8 de mayo ha publicado, de forma diaria, revelaciones sobre gastos y reclamaciones de dinero indebidas de parlamentarios laboristas, conservadores (tories) y liberales.

Las averiguaciones del Daily Telegraph, al parecer pagadas por el periódico pero conocidas gracias al tesón de la periodista  Heather Brooke, han destapado cómo los diputados de la Cámara Baja, desde el primer ministro, Gordon Brown, hasta los miembros de segunda línea (equivalentes a Secretarios de Estado en España) se han aprovechado del dinero público.

Los casos más llamativos de  miembros del Gobierno, son los de la responsable de Turismo, Barbara Follet, casada con el escritor multimillonario Ken Follet y que cargó al Estado 28.000 euros en seguridad privada porque se sentía insegura en el Soho, donde tiene su segunda residencia. A su vez, el responsable de Inmigración, Phil Woolas, pasó factura de tampones, pañales y ropas de mujer. El de Asuntos Sociales, Phil Hope, gastó más de 41.000 euros en mobiliario para un piso de 47 metros cuadrados.

Por su parte, de entre los diputados tories, destacan los abusos para revalorizar sus propiedades. Michael Gove, gastó unos 7.700 euros en los muebles de su piso de Londres en 2006, antes de cambiar la designación de segunda residencia a otra distinta. Andrew Lansley, gastó miles de libras en renovar su casa de campo antes de venderla. Alan Duncan, que preside el comité encargado de auditar los gastos de los diputados de la Cámara de los Comunes, pidió que le reembolsaran unos 3.500 euros en gastos de jardinería en marzo de 2007, aunque se le denegó el reembolso, según recoge El País.

Los abusos del sistema  por parte de los diputados encuentran su origen en ambigüedad de la legislación. La ley permite que los diputados reciban ayudas públicas para mantener una de las dos residencias que normalmente han de mantener abiertas para ejercer su tarea: una en Londres, donde está el Parlamento, y otra cercana a su circunscripción, donde muchos fines de semana atienden a los votantes. Esto hace que los parlamentarios cambien la designación de su residencia según les convenga. Nada ilegal, pero sí inmoral.

El escándalo ha salpicado por completo al siempre respetado parlamento británico y ha conseguido desacreditar a toda la clase política británica en general, pues los tres partidos mayoritarios se encuentran implicados. Tanto, que Gordon Brown se vio forzado a pedir disculpas “en nombre de todos los partidos”, y el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, pidió en un artículo de opinión publicado en  el diario The Times que cese la “humillación” a los políticos británicos para “salvaguardar cierta confianza en nuestra democracia”.

Aunque la democracia no salga afectada, la que sí ha quedado realmente dañada es la imagen del primer ministro. Así lo aseguraba una encuesta de ICM, que publicaba News of the World el día 10 de mayo y según la cual, el 68% de los encuestados  consideraba que las revelaciones de los abusos han salpicado a Brown. De hecho, David Cameron, el líder de la oposición se disculpó antes que Brown ante la opinión pública, obligó a los conservadores a devolver el dinero recaudado gracias a los abusos bajo amenaza de expulsión del partido. Una medida que llevó a los dos partidos mayoritarios, laboristas y conservadores, a “competir” para ver quién devolvía más y que, según bien apuntaba  el periodista Walter Oppenheimer en El País, puede denotar mayor arrepentimiento o mayor volumen de fraude, según se mire.

La misma encuesta afirmaba que un 90% de los encuestados opina que el escándalo ha afectado a la reputación de los diputados y es que el asunto está situando en cifras récord el desencanto del electorado británico. Otra encuesta, publicada por el diario The Independent recogía que dos de cada tres electores no votarán a los tres grandes partidos o que elegirán a uno de los pequeños, como los Verdes o Ukip.

No obstante, si hay alguien que de verdad ha simbolizado la derrota de la política en este asunto, ese es el presidente de la Cámara de los Comunes, Michael Martin, quien presentó su dimisión el día 19 de mayo, tras las presiones recibidas por parte de veintitrés diputados. Los parlamentarios habían firmado una moción de censura contra su persona, lo que supone una humillación para un ‘Speaker’, que es una figura siempre consensuada entre los partidos.  La dimisión de Martin será efectiva a partir del 21 de junio y se ha convertido en el primer ‘Speaker’, que renuncia al cargo en más de 300 años.

Pero no sólo Martin se verá fuera de la Cámara en un futuro. Según Una proyección publicada por el diario The Times , el escándalo ocasionará la mayor renovación del Parlamento británico desde 1945. En concreto, entre dimisiones forzadas, retiros y el castigo de los votantes en las urnas; al menos la mitad de los 646 miembros de la Cámara de los Comunes no estará en la misma tras las próximas elecciones generales.

En un intento de lavar su imagen, los tres grandes partidos británicos dieron el día 20 de mayo su apoyo inicial a las propuestas que baraja el Gobierno para reformar con carácter de urgencia el sistema de gastos. Entre las propuestas se encuentran el  prohibir el llamado flipping -la costumbre de cambiar a menudo la designación de cuál es la segunda residencia para así maximizar los gastos a cuenta del Estado- y establecer un tope de 1.250 libras mensuales (1.425 euros) para pago de alquileres o intereses de hipotecas. Además, los diputados harán públicos sus gastos en la red.

¿Crees que las medidas servirán para controlar los abusos de los diputado?, ¿Convocará  elecciones anticipadas en el país, Gordon Brown tal y como le pedía David Cameron?, ¿Son comparables los casos de corrupción en Reino Unido con los de España?, ¿Porqué en Reino Unido la opinión pública se escandaliza ante abusos “legales” y en España se asiste de forma impasible o incluso se apoya a determinados corruptos que cometen delitos?.

Anuncios

Entry filed under: Internacional. Tags: , , , , , , .

El partido del siglo ¿E-books? No, gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

mayo 2009
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: