El misterio del ‘Arctic Sea’

25 agosto 2009 at 10:31 Deja un comentario

¿Transportaba armas el Arctic Sea en sus bodegas? (Foto: periodistadigital.com).

¿Transportaba armas el 'Arctic Sea' en sus bodegas? (Foto: periodistadigital.com).

Una niebla de especulación rodea a la desaparición y posterior hallazgo del ‘Arctic Sea’, un barco de bandera maltesa que, según la versión oficial facilitada a los medios de comunicación, fue secuestrado por piratas en aguas del Mar Báltico, algo aparentemente inconcebible por cuanto se trata de uno de los mares más vigilados por efectivos de la OTAN.

La historia tiene todos los ingredientes de un thriller al más puro estilo 007. El navío zarpó el pasado 22 de julio de un puerto finlandés cargado, al parecer, con madera por valor de 1,3 millones de euros y fletado por una empresa ruso-finlandesa, Solchart-Management. Su destino era el puerto de Bejaia, en Argelia, donde debía atracar el pasado 4 de agosto. Hasta aquí todo normal.

Lo raro empieza muy cerca de su lugar de partida, frente a las costas de Suecia. Allí, supuestamente, el cargero es abordado dos días después de su salida por una lancha zodiac en la que viajaban ocho piratas que se hacen con el barco, para dirigirlo rumbo hacia el Atlántico. Es poco creíble que un barco sea apresado por piratas en una zona demasiado vigilada por barcos y submarinos tanto de la Armada rusa como de la OTAN, y de confirmarse, estaríamos ante el primer hecho de piratería desde el siglo XVII en el Báltico.

Pero sigamos con nuestra historia. El barco, secuestrado, cruza el Canal de la Mancha y tras el día 28 de julio se pierde todo contacto con él. El día 3 de agosto los secuestradores, al parecer, habrían pedido un rescate por la ‘valiosa’ carga­ –un millón de euros, cantidad inferior al propio valor de la madera-.

El día 11 el presidente ruso, Dimitri Médvedev, ordena al ejército “tomar todas las medidas necesarias” para hallar al ‘Arctic Sea’. Esas “medidas necesarias” incluyeron cuatro navíos de guerra, aviones y el desplazamiento de dos submarinos nucleares. Sin embargo, lo hace por su cuenta, sin pedir ayuda a la OTAN ni a ningún otro país, lo que hace sospechar a muchos expertos de la verdadera carga del barco, que podría no ser madera, pero sí ser de mucho interés para Moscú.

El pasado domingo 16 de agosto, la corbeta “Ladny” encuentra finalmente al ‘Arctic Sea’ a 300 millas de Cabo Verde, muy lejos del puerto de destino. Los ocho secuestradores son trasladados al buque militar y el barco recupera la libertad, pero con la tutela de la Armada rusa, que lo conduce a la base naval de Navorossiisk. Además, 11 de los 15 tripulantes del barco secuestrado están siendo interrogados por el FSB (antiguo KGB) y se les ha impedido todo contacto con sus familiares.

Y a partir de aquí las hipótesis se disparan. Una de las que más fuerza está tomando es la sostenida por Mijaíl Voitenko, director de la página web ‘Boletín Marítimo’ ruso, y Yulia Latínina, comentarista de ‘Nóvaya Gazeta’. Los dos creen que el barco fue ‘cargado’ con algo distinto en el enclave ruso de Kaliningrado, donde amarró para unas supuestas reparaciones antes de que saliera hacia Finlandia, donde recogió la madera que debía viajar a Argelia.

Kaliningrado es una importante base de la flota rusa del Atlántico, donde tienen su base dos submarinos, cinco navíos de guerra, 32 barcos antiminas y de patrulla y 63 aviones militares. Pero no sólo eso. Tambiés es “el epicentro de un florido contrabando de drogas y armas”, según dice Paul Holtom, director del Departamento de Comercio de Armas del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo. “Por allí pululan ex oficiales de la Armada rusa que mantienen una notable capacidad de acceso a la estructura militar local. Tenemos en nuestros archivos varios casos de tráfico de armas salidas de allí”.

La tesis del contrabando de armas se alimenta además con varios datos: el enorme despliegue ordenado por Moscú, y llevado en solitario, para hallar el barco; la difusión de información falsa por parte rusa –ahora se sabe que el carguero siempre estuvo localizado, pero que se guardó silencio al respecto para “facilitar su rescate”; y el hecho de que Rusia enviase a Cabo Verde tres aviones Il-76, con una capacidad de carga de 40 toneladas cada uno. Demasiado para transportar a 15 marineros y 8 piratas, ¿no?

Sin embargo, la empresa propietaria del barco no se ha pronunciado sobre el caso, que además está bajo secreto sumarial. Un silencio y muchas preguntas (¿porqué el barco se dirige a una base militar y no toma su rumbo original? ¿porqué Rusia tardo en reaccionar y, luego, no coordinó la búsqueda y posterior rescate? ¿A qué se debe que la tripulación esté siendo retenida e interrogada por el FSB?) que suman más misterio aún al asunto.

Ahora os toca a vosotros pensar. ¿Qué creéis que cargaban en realidad las bodegas del ‘Arctic Sea’? ¿Qué motivos pensáis que lleva a Rusia a actuar como lo hizo? ¿Consideráis que Rusia carece de total control sobre sus oficiales y, sobre todo, sobre su armamento? ¿Sabremos algún día la verdad sobre la desaparición del barco?

Anuncios

Entry filed under: Internacional, La Cantina del verano. Tags: , , , , .

Elecciones en Afganistán: heroína, talibanes y Karzai Fútbol gratis en Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

agosto 2009
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: