La guerra abierta por la libertad de prensa

7 octubre 2009 at 00:01 Deja un comentario

Manifestantes en la romana plaza del Pueblo por la libertad de prensa (Foto: www.corriere.it).

Manifestantes en la romana plaza del Pueblo por la libertad de prensa (Foto: http://www.corriere.it).

Italia grita por la calles a favor de la libertad de prensa, de la mano de los detractores del primer ministro Berlusconi y de las víctimas de su política inquisidora. Mientras, los medios favorables al Cavaliere critican duramente la manifestación organizada el pasado sábado en Roma y resto de ciudades italianas y europeas, por la libertad de expresión y se cuestionan si realmente existe dicha persecución mediática por parte del Gobierno. Ante este escenario de contienda, uno se pregunta ¿qué le sucede a la prensa italiana?

Los datos no engañan. Italia se sitúa en el puesto 40, según un informe elaborado por Reporteros Sin Fronteras, y la ONG estadounidense Freedom House le considera el país europeo con menor libertad de prensa. Y razones no les faltan. La persecución incansable a la que está siendo sometida la prensa contraria al Cavaliere por parte del Ejecutivo es un argumento más que evidente de esta violación de la libertad de expresión e información.

Sin embargo, algunos sectores de la prensa italiana defienden la política adoptada desde el Gobierno. Sólo hay que leer los titulares de las cabeceras más importantes para comprobar este hecho. Como ejemplo, La Repubblica e Il Giornale han dado una visión distinta de la última manifestación organizada el pasado sábado en el país transalpino a favor de la libertad de prensa. Mientras el diario de centrosinistra abogaba por el derecho a una información libre y veraz, el rotativo de Paolo Berlusconi publicaba un artículo de opinión en el que calificaba a aquellas personas convocadas en la plaza del Pueblo de Roma como “L’Antitalia”, poniendo en duda la vulneración del derecho de informar por el mandatario italiano.

Asimismo, la pequeña pantalla también es víctima de esta lucha de intereses ideológicos y económicos, especialmente por ser el medio de comunicación elegido por el 54% de los italianos para informarse, según confirma un estudio de la agencia Ipsos. Una muestra es la polémica surgida a finales de septiembre cuando Berlusconi trató de evitar la emisión de la presencia de Patrizia D’Addario en televisión. Finalmente, el pasado 1 de octubre, el político milanés tuvo que ver como la escort era entrevistada en el programa “Annozero” de RAI2. La respuesta no se hizo esperar y los defensores del primer ministro salieron en su apoyo. Por un lado, Vittorio Feltri, director de Il Giornale, comparó el programa con un film porno, así como llamó a los italianos a no pagar el canon de la televisión pública, para no ser partícipe de la “explotación televisiva de la prostitución”, llevada a cabo por esta cadena. En la misma línea crítica, Augusto Minzolini, director del Tg1, llegó a calificar de absurda la manifestación del sábado, desde una editorial de su informativo.

De momento, sus detractores han ganado una batalla crucial para acabar con el poder mediático del magnate milanés. Finivest, conglomerado propiedad de la familia Berlusconi, deberá pagar casi 750 millones de euros al grupo CIR de Carlo de Benedetti, al que pertenece el diario La Repubblica, por los daños causados en la lucha por el control de la editorial Mondadori.

Estas discrepancias no hacen más que agravar la situación de la prensa en Italia, manifestando la falta de unidad en un gremio ahogado por las garras monopolistas del premier y la crisis mundial. Los Berlusconi poseen las tres cadenas de televisión privadas (Rete4, Canale5, Italia1) y cuentan con el beneplácito de los informativos de RAI1 y RAI2, pese a que la lottizzazione reparte el control de los canales públicos entre Gobierno y los dos partidos más votados de la oposición. Pero, la realidad es muy distinta y la crisis que asola el país dibuja un panorama desalentador, hasta el punto de que los propios italianos utilizan la prensa internacional para difundir los escándalos del Ejecutivo. Unas noticias que son censuradas en Il Bel Paese de Berlusconi.

Afortunadamente, ayer, la Justicia italiana inició el debate sobre la inconstitucionalidad o no de la polémica Ley Laudo Alfano, aprobada en 2008 por el actual Gobierno. Su sentencia será crucial para sentar al Cavaliere ante los Tribunales por todos los casos de corrupción en los que supuestamente está implicado, y para que aquella “Antitalia” de la que hablan el propio Berlusconi y su panfleto propagandístico pueda, al menos, poner contra las cuerdas al inquisidor de sus palabras.

¿Qué opina de la situación de la prensa en Italia? ¿Cree que realmente se está violando la libertad de expresión por parte del Ejecutivo? ¿Considera que la Justicia Italiana va a declarar inconstitucional la ley Laudo Afano? ¿Cree que Berlusconi dimitirá en el caso de que se declare inconstitucional dicha ley?

Anuncios

Entry filed under: Comunicación. Tags: , , , , , , , , , , , , .

Alonso-Ferrari, un secreto a voces confirmado Censura en la Llionpedia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

octubre 2009
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: