En la vuelta de Ronaldinho… brilló Seedorf

22 octubre 2009 at 00:01 1 comentario

Ronnie, en uno de sus escasos regates (Mundo Deportivo)

Ronnie, en uno de sus escasos regates (Mundo Deportivo)

Era el momento más esperado. Se había deslizado poco a poco, como una culebra, en el centro de todas las miradas y ni siquiera la derrota de su ex equipo ensombreció su nombre en las portadas de los diarios deportivos. Los parroquianos esperaban la resurrección del ex Dios del fútbol. Ronaldinho volvió al lugar donde dio su particular sermón del monte, sin embargo, a pesar de los rezos de los evangelistas, no resucitó.

Allá, un poco más retrasado, también en las filas del AC Milan, olvidado por todos, se encontraba otro ilustre visitante: Clarence Seedorf. El holandés incombustible, el pulmón del Real Madrid de Capello, dinamita en estado puro, demostró que es un buen vino y que mejora con los años. Ante lo gris de su compañero brasileño, Seedorf se movió aquí y allí, y sus balones sobrevolaron envenenadamente el templo blanco, tal y como hicieron en otro tiempo.

Y es que el Bernabéu se vio más interesado en borrar los aplausos con los Ronaldinho subió a los altares, con unas sonoras y desproporcionadas pitadas en los primeros minutos. Así es como poco a poco, Ronaldinho comenzó su particular paseo, literal, por el césped. La zona del ataque izquierdo del Milan tuvo que quedar deforestada. Ronnie no se movió de allí, simplemente arrastraba los tacos por el suelo y se apartaba si venía algún compañero. Una sombra de lo que fue que recordó en la farsa en la que se ha convertido. Un hombre-niño, con tripita de casado y con una sonrisa que se transformó en mueca, que fue increpado por sus tifosi por estar hasta las tantas haciendo en una discoteca las bicicletas que tenía que hacer en el campo.

Y sin embargo allí estuvo, impasible a la expectación, obviando la ocasión para reverdecer laureles ya en el recuerdo. Y sin embargo allí estuvo Seedorf, serio y bien plantado, con casta y con visión, dejando helado al Bernabéu con esa sangre fría que sólo recorre las venas de los futbolistas cuando están a punto de peinar canas. El holandés, aparte de ser el pulmón de otrora, obró de mortero y sus proyectiles aterrizaban medidos y mansos en las piernas de sus compañeros.

A pesar de todo, las cosas podían ir peor para Ronaldinho, o al menos eso pareció, cuando no sólo metió un brazo furtivo en una bronca con Raúl, sino que hasta el propio Royston Drenthebufón del Bernabéu en otras ocasiones, se alzaba con los aplausos que en otro momento recibió a regañadientes el brasileño. Ahí parece que el ex astro se picó y una descarga de electricidad recorrió la columna vertebral del estadio cuando en una sacudida se escapó por la banda… para acabar en el olvido.

Casi al final, con el partido en plena locura, Ronaldinho pudo haber tenido su momento, ya que con dos a dos, el balón llegó a su zona. Una pausa ante toda la defensa blanca, un balón medido ante un solitario Pato y el esférico en el fondo de las mallas… Una pena que el que volviera a brillar en ese pico izquierdo no fuese Ronaldinho, sino el gran protagonista: Clarence Seedorf.

¿Cuál crees que es la causa de los males de Ronaldinho?¿Piensas que alguna vez volverá a deslumbrar al menos de forma momentánea?¿Cuándo se retirará el ex barcelonista?

Anuncios

Entry filed under: Deportes. Tags: , , , , , .

El viaje en globo de una farsa Glow, una exitosa apuesta por una nueva forma de hacer teatro

1 comentario Add your own

  • 1. Gamón1984  |  22 octubre 2009 en 13:05

    El mal de Ronaldinho es claro para mí; falta de motivación. Tras poner en pie al Bernabéu en noviembre de 2005 y ganar en mayo de 2006 la Champions y la Liga, se dio cuenta de que había conseguido todo lo que podía desear tanto a nivel colectivo como individual; un Mundial (2002), una Liga de Campeones (2006), dos Ligas (2005 y 2006), un Balón de Oro (2005) y un FIFA World Player (2005). A partir de entonces, se dejó ir; hay que tener mucha motivación, mucha hambre de más, para seguir entrenando fuerte, para renunciar a una parte de la juventud.

    Ronaldinho no la tiene. Y no volverá porque en el fútbol de élite es prácticamente imposible recuperar tres años de pasotismo, tanto física como tácticamente; el fútbol ha cmbiado, aunque no lo parezca, bastante en tres años.

    En contraposición, Seedorf siempre ha sido ambicioso.

    Un saludo!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

octubre 2009
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: