España, un país de corruptos

26 octubre 2009 at 01:04 2 comentarios

20061122-corrupcion[1]

Todo empezó en mayo de 1992: la Audiencia provincial de Burgos condenó al alcalde de la ciudad, José María Peña (PP), por favorecer a un constructor cercano con licencias de obra. Fue el primer alto cargo político condenado por un caso de corrupción en la joven España democrática. Desde entonces, hasta la fecha, los casos de políticos que abusan de su puesto para cometer acciones ilegales se cuentan por decenas, han afectado a todos los partidos políticos en el poder e, incluso, han acabado llevándose por delante a algún Gobierno.

El Eurobarómetro de 2008 es demoledor: el 83% de los españoles considera que la corrupción es un problema en el país. En la última legislatura municipal y autonómica (2003-2007) se han destapado más de 130 casos de corrupción en el ámbito local, lo que da una idea de la situación. De todos ellos, en 94 (70%) los alcaldes acusados e investigados han mantenido su sillón de mando. Sólo el 30% (39 casos) decidió dimitir aunque no estuviera condenado.

Estos datos evidencian que España está sufriendo una involución democrática. Mientras el marco jurídico y legal se consolida tras 30 años de Carta Magna, algunos continúan mirando para otro lado y haciendo un daño terrible a la salud de la economía y la política del país.

Sin duda, quienes más han contribuido a esta situación han sido los partidos políticos, de un bando y de otro. El poder ejecutivo español es la institución más corrupta, tanto si se trata de cargos electos como si se trata de meros gestores de las formaciones. Los partidos se han convertido en poderosas maquinarias capaces de manejar empresas, influencias o caudales de una manera totalmente arbitraria.

La corrupción se agrava en el terreno municipal, donde las concesiones urbanísticas son poderosas armas que dependen, una vez más, del gestor de turno. Colocado democráticamente, eso sí, pero cuyos designios, caprichos o amistades son capaces de complacer a unos y entorpecer a otros sin tener que rendir cuenta alguna ante nada ni ante nadie.

La inmadura democracia española está llena de casos como los anteriormente apuntados. Veamos cuáles han sido los más significativos a nivel nacional en los últimos años:

Filesa. La financiación ilegal del PSOE. Llegó a tener hasta cuarenta imputados por falsedad ideológica en documento mercantil, fiscal, malversación de fondos públicos, apropiación indebida, falsedad en documento público, delito monetario, tráfico de influencias y asociación ilícita.

Juan Guerra. El caso que imputó al hermano del vicepresidente Alfonso Guerra acabó con su carrera política. El ‘hermanísimo’ fue contratado por el PSOE para trabajar en un despacho oficial de la Delegación del Gobierno en Andalucía en calidad de asistente de su hermano. El despacho era utilizado para actividades diferentes a las asignadas, lo que le valió a Juan Guerra ser acusado y juzgado por los delitos de cohecho, fraude fiscal, tráfico de influencias, prevaricación, malversación de fondos y usurpación de funciones.

Operación Malaya. Es el más significativo de la corrupción municipal en España. De 1991 a 2006, el GIL (Grupo Independiente Liberal) malversó más de cincuenta mil millones de pesetas durante su época de Gobierno en Marbella, bajo los alcaldes Jesús Gil, Julián Muñoz y Marisol Yagüe y el encargado de urbanismo Juan Antonio Roca. Se les imputaron delitos de cohecho, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, prevaricación, etc.

Gürtel. Instruida en un principio por Baltasar Garzón, se trata de la presunta red de corrupción vinculada al Partido Popular y encabezada por Francisco Correa. Tienes ‘ramificaciones’ en Madrid, Valencia (donde ha terminado con la destitución de Ricardo Costa como secretario general de los ‘populares’ valencianos) y Galicia.

En definitiva, la corrupción es un problema coyuntural ligado a la democracia. Lejos de solucionarse, parece que el país camina hacia atrás. ¿Qué hace falta? Un acuerdo nacional entre los dos grandes partidos del país, impulsando medidas estructurales para acabar con este cáncer.

¿Cree que España podrá superar este problema de la corrupción? ¿A quién achaca la situación: políticos, ciudadanos, sistema judicial o el poder legislativo? ¿Cree que haría falta endurecer la legislación? ¿Por qué cree que los votantes no castigan los casos de corrupción de los políticos? ¿Piensa que la trama ‘Gürtel’ pasará factura al PP en los próximos comicios autonómicos y municipales?

Anuncios

Entry filed under: Nacional. Tags: , , , , .

Glow, una exitosa apuesta por una nueva forma de hacer teatro Génova está que arde

2 comentarios Add your own

  • 1. Hunter  |  27 octubre 2009 en 00:11

    Lo malo, lo negativo, lo vergonzoso de esta cara de España es que las nuevas generaciones ven cómo los políticos hacen cosas gravísimas sin por ello responder con su cargo político, lo que proyecta hacia los jóvenes una imagen de impunidad que en nada va a beneficiar a nuestra sociedad.
    Yo ya tengo ciertos años y sé que eso no es democrático, pero ¿quién se lo va a enseñar a los chavales de 14 años, que tampoco quieren estudiar, cuando ven que verdaderos ineptos viven como dios a costa del erario público, haciendo lo que quieran y, para colmo, sin asumir culpas cuando toca?

    Responder
  • 2. Alfredo  |  16 junio 2010 en 05:44

    Pero en este mundo corrupto, la idea de paz donde la gente se entienda, no es más que una simple fantasía.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

octubre 2009
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

¡¡Estamos en Twitter!!

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: