Bud Spencer: 80 años de mamporros

4 noviembre 2009 at 01:15 Deja un comentario

Hubo una época en la que ríos de Nocilla inundaban las casas españolas. En esos años de inocencia y reconversión industrial, los niños españoles crecían libres de asociaciones de padres puritanos, a la sombra de los mamporros que propinaban un grandullón llamado Bud Spencer y un tipo rubio con aspecto lagartijesco llamado Terence Hill. Ante la afirmación que este dúo sin par nos convertiría en futuros maltratadores, nuestros padres habrían afirmado que eso era una solemne estupidez.

Esta semana, ese grandullón de sonoro nombre estadounidense, Bud Spencer, cumplió los 80 años y sigue siendo venerado por la generación de los nacidos en los años ’70 y ’80 como si de una especie de buda violento se tratase. Bud, en realidad se llama Carlo Perdersoli, y tal y cómo se está usted imaginando ahora, es italiano. Sin embargo ¿qué mejor nombre para repartir tortazos a diestro y siniestro?

Un gigante que habla seis idiomas, que es licenciado en Derecho y que ha representado a Italia en los Juegos Olímpicos en dos ocasiones (1952 y 1956), en la modalidad de natación. Sabe pilotar y es fundador de una línea aérea. Por si fuera poco, pega unos excepcionales y sonoros mamporros. Todo un ejemplo para la juventud.

Su filmografía se derrumba ante mitos como Brando, Grant o Bogart, sin embargo, es inevitable afirmar que él ha sabido resolver como pocos papeles que los anteriores no hubiesen sabido interpretar. Un género que puede ser tachado de malo de solemnidad, pero siempre desde el punto de vista de los adultos. Como tales, hemos perdido una mirada inocente que nos hacía reír a carcajadas con las imposibles piruetas de los pobres golpeados por el enorme gigante y su escurridizo amigo.

Este cumpleaños debería suponer una mirada atrás sobre la necesidad de revisionar estas películas desde el compromiso director-espectador de creerse la farsa. Hoy, en día, pendientes de los efectos especiales y de ir a ver películas sólo por esta razón, debemos recordar que es posible rodar sin necesidad de grandes presupuestos. Asimismo, debemos desprendernos de un puñetazo de la ola de puritanismo que nos asola y que, de seguro, a día de hoy prohibiría o criticaría los valores de las películas de Spencer y de Hill.

Por último, debemos lamentar que un repaso a la selecta filmografía de Bud Spencer no haya todavía apartado de la televisión a programas del corazón, que poco a poco regresan como las serpientes que son al horario infantil. Spencer y Hill deberían darles su merecido.

¿Crees que las películas de Bud Spencer y Terence Hill serían comprendidas por los niños de hoy en día?¿Cuál de sus éxitos recuerdas con más nostalgia?¿Crees que podría haber algún equivalente a ellos en la actualidad?

Anuncios

Entry filed under: Cultura. Tags: , , , , .

C’est la vie, Chirac ¡Pobres futbolistas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

noviembre 2009
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: