La Ley de Economía (A)Sostenible y la juventud perdida

10 diciembre 2009 at 01:15 1 comentario

Zapatero y Salgado, en Moncloa (Foto: agencia EFE)

Es el plan estrella del Gobierno para revitalizar la economía. Se llama Ley de Economía Sostenible y la anunció el Ejecutivo hace unos días. El objetivo es reformar de manera profunda el sistema financiero para revitalizar la economía y un cambio estructural en el modelo productivo. Pero, ¿esta la sociedad española preparada para asumir esta demanda?

Algunas de las medidas destacadas de esta norma son la de reducir las trabas administrativas para crear empresas o la de evitar la mora de los ayuntamientos ya figuraban en el PlanE. También, la supresión de la deducción fiscal para las viviendas. Pero la Ley plantea algunas dudas que la hacen inviable.

Por ejemplo, no se puede legislar e intentar favorecer la competitividad y la internacionalización de las empresas o potenciar el ahorro energético a fuerza de ley. Pero quizá el problema más importante es que se trata de una legislación que no ha sido consensuada con la patronal, ni con los sindicatos, ni con el principal partido de la oposición, ni con las Comunidades Autónomas. Parecerá un tópico, pero la Ley de Economía Sostenible, nada más nacer, parece estar condenada al fracaso.

Y aún hay otro problema adicional, quizás de fondo, que hace inviable la Ley. Se trata del modelo de sociedad y de productividad que se está imponiendo en la sociedad española del siglo XXI y que es la herencia de varios años de fracaso de la educación en España y del nefasto sistema de adaptación al mercado laboral.

La cultura y la nomenclatura del actual sistema educativo apuesta por la mezquindad y por la mediocridad, algo que contrasta con el culto al trabajo, al esfuerzo y a la excelencia que tenían nuestros antepasados.

Viene a colación una anécdota que recordaba el escritor Javier Marías en uno de sus recientes artículos. En un concurso de misses, una candidata sudamericana fue preguntada si conocía la fecha en la que Colón descubrió América. La señorita contesto que fue en 1780. Instantes más tarde, añadió: ¿Y para qué hace falta saber eso? Es irrelevante.

Escenas cómo esta se viven hoy a diario en las aulas españolas. Y nos podríamos preguntar muchas cosas más, cómo para qué son necesarias las matemáticas si tenemos calculadoras. O para qué es necesario aprender idiomas si tenemos traductores. O para qué hace falta saber historia si existe Google y la Wikipedia. Mediocridad. Y lo peor es que ellos van a ser los futuros trabajadores, si no lo son ya.

Conclusión: es imposible que el Gobierno cambie a golpe de BOE la cultura del fracaso que está instalada en la sociedad española.

¿Cree que la Ley de Economía Sostenible servirá para revitalizar el modelo productivo español? ¿O considera que debe producirse un cambio más profundo en el sistema escolar y laboral?

Anuncios

Entry filed under: Economía. Tags: , , , .

Un problema diplomático (y político) llamado Aminetu Haidar La ‘tarjeta regalo’ del presidente Lula da Silva

1 comentario Add your own

  • 1. Carlos C.  |  10 diciembre 2009 en 14:41

    Esta ley es una nueva bacalá

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

diciembre 2009
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: