La ‘tarjeta regalo’ del presidente Lula da Silva

11 diciembre 2009 at 02:07 Deja un comentario

Vídeo oficial del vale-cultura

Brasil debate sobre la polémica iniciativa del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, de fomentar la cultura a través de unos bonos, que tratan de acabar con los privilegios de unos pocos. Unos se cuestionan si la pornografía es cultura y otros critican la posibilidad de que estos vales sean una sutil forma de asegurar el visionado del filme sobre el presidente brasileño. La cuestión es, ¿qué hay detrás del vale-cultura?

Primero fue la bolsa familia y ahora el vale-cultura. El Gobierno brasileño ha aprobado una ayuda de 50 reales (18 euros) a aquellos trabajadores que ganen menos de 1.500 reales (800 euros) para el consumo de bienes culturales. Este bono será financiado por el propio Ejecutivo y empresas privadas. Con ello, se tratará de incentivar la demanda cultural y zanjar aquellas críticas sobre la excesiva inversión en producción para un gran público sin acceso a bienes culturales.

No obstante, lo que, en un principio, parecía ser una simple ayuda social a la población con un reducido poder adquisitivo se ha convertido en el foco de una polémica que ha alarmado a distintos segmentos de la sociedad brasileira, por dos razones: la complejidad de definir el concepto de bien cultural en las publicaciones y el futuro estreno de la película sobre la vida del presidente Lula da Silva.

Dicha iniciativa pretende que la población más pobre se deleite con el arte de Tarsila do Amaral, vea el último éxito del cine nacional, conozca la actualidad informativa a través de los periódicos y… ¿se ‘alegre la vista’ con fotografías de le desnudez femenina? Según informa El País, el senador Augusto Botelho, perteneciente al Partido de los Trabajadores (PT), ha declarado que “revistas y periódicos son también material cultural. Y si ustedes lo piensan despacio también la pornografía es cultura”. Por ello, desde el Ministerio de Cultura brasileño se ha intentando definir el término ‘cultura’ sin éxito.

Sin embargo, el debate se ha centrado más en el terreno económico. En datos numéricos, esta iniciativa sociocultural implicaría un gasto estatal de 600 millones de reales (más de 230 millones de euros), mientras aún muchas poblaciones del país no disponen de bibliotecas públicas. Lo que nos lleva a plantearnos si es posible invertir y ofrecer un vale a un pueblo que no dispone de equipamientos culturales tan importantes como los mencionados anteriormente y cuyo nivel de analfabetismo roza el 7%.

Por otra parte, la Oposición sospecha que la aprobación apresurada de estos bonos se deba al lanzamiento el próximo 1 de enero del filme sobre Lula, ‘Lula, el hijo de Brasil’. Un largometraje que, con un presupuesto de aproximadamente 12 millones de reales (casi cinco millones de euros),  se ha convertido en la película más cara de la historia del cinema brasileiro. Según el senador Tasso Jereissati (PSDB-CE), “el Gobierno va a gastarse de dos a tres mil millones de reales para que el pueblo pueda ver el filme de Lula”, acusándole de utilizar la máquina pública, con el fin de aumentar la popularidad del presidente, pese a que ya cuenta con un 83%.

Quizás estas críticas se basen en que la citada película será exhibida en casi 400 salas en el país y se realizarán proyecciones especiales para comunidades pobres de grandes ciudades y zonas rurales que no cuenten con cines. Poblaciones, cuya cifra asciende a un 90% en el territorio nacional, si atendemos a otros espacios culturales como museos, teatros, etc.

En definitiva, sea o no el vale-cultura un incentivo para el fomento de la cultura, la realidad es que Brasil, país con una población de más de 190 millones de habitantes, sigue formando parte de la lista de países pobres con una tasa por debajo del 30%, a pesar de que sus zonas metropolitanas han experimentado una leve mejoría.

Estas cifras nos llevan a entender el porqué más de la mitad de los brasileños no va al cine, ni al teatro, ni realiza actividades de las que sólo disfrutan una parte reducida de la población. Quizás, esta iniciativa deba llevar consigo una cuantiosa partida de inversión destinada a la construcción de equipamientos culturales y otras instalaciones de máxima necesidad, puesto que de qué sirve dar una entrada de un museo a un ciudadano que no puede pagarse el viaje hasta Sao Paulo. Nada, ilusionar a una población, cuyas necesidades primarias siguen sin estar satisfechas.

¿Qué opinas del vale-cultura? ¿Crees que la pornografía es cultura? ¿Consideras que su rápida aprobación se deba al estreno de la película sobre Lula?

Anuncios

Entry filed under: Cultura. Tags: , , , .

La Ley de Economía (A)Sostenible y la juventud perdida Aminetu, Al Qaeda en el Magreb y la úlcera africana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

diciembre 2009
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: