Una seguridad aeroportuaria de juguete

11 enero 2010 at 10:49 Deja un comentario

Atravesar el arco de seguridad, ser cacheado, rellenar un formulario verde con preguntas absurdas… Éstos son algunos de los trámites obligatorios para todas las personas que deseen volar a EE.UU., a lo que se suman los polémicos escáneres, con el fin de reforzar la seguridad del país. Mientras, Obama se responsabiliza del fallo del sistema que hubiese evitado el incidente del pasado día de Navidad.

¿Usted tiene intención de atentar contra el presidente de los EE.UU.? ¿Usted pertenece a alguna banda terrorista? Sí o no. Con estas preguntas, el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos da la “bienvenida” a los turistas internacionales que llegan a territorio estadounidense. Unas cuestiones que resultan paradójicas, pues quién, a su sano juicio, va a contestar afirmativamente a las mismas.

Está  claro que esta retahíla de absurdeces no sirve de nada cuando desgraciadamente viajas con un terrorista que va a tratar de hacer estallar el avión, antes de su aterrizaje. Salvo, que intentes copiar a tu compañero de viaje y te percates de que ha sido “buen cristiano” y ha contestado con un “sí”, sin dudar ni un segundo, por no “pecar” antes de arrastrar a la tumba a todos los inocentes a los que no preguntó si deseaban seguirle en su causa. En este caso, el instinto de supervivencia de los viajeros se convierte en la única arma contra un ataque terrorista. En definitiva, luchar por no morir, después de que ni los controles de seguridad aeroportuarios ni el Centro Nacional de Contraterrorismo de EE.UU. sean capaces de impedir la entrada al avión de un hombre con un artefacto adherido a su cuerpo.

Eso fue lo que sucedió  el pasado día de Navidad, en el vuelo 253 de la aerolínea Northewest, operado por Delta, cuando la aeronave había iniciado el descenso a la ciudad de Detroit (EE.UU.). El avión, procedente de Ámsterdam, llevaba a bordo a 11 tripulantes y 278 viajeros, entre los que se encontraba el nigeriano Abdul Farouk Abdulmutallab, sospechoso terrorista. Joven de 23 años, musulmán, de familia adinerada, estudiante de Ingeniería que emigra a Occidente por sus estudios, con estas características Abdulmutallab cumple con el perfil de los terroristas islamistas del 11-S y de los del 7-J, no así de los del 11-M.

Sin embargo, en los aeropuertos en los que hizo escala pasó totalmente desapercibido. Su nombre no estaba en la lista de personas a las que la Agencia de Seguridad en el Transporte (TSA) no permite volar, pese a que sí aparece en los informes de sospechosos vinculados con el terrorismo que el Ejecutivo elabora. Asimismo, se ha conocido que el Gobierno sabía, a través de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, en inglés), que un individuo de nacionalidad nigeriana estaba envuelto en un complot para atacar Estados Unidos. No obstante, se desconocía su nombre, el dónde, cuándo y cómo se iba a producir el atentado, aunque el Ejecutivo tenía constancia de que el mes pasado el padre del sospechoso había denunciado en la Embajada norteamericana en Lagos las actividades extremistas de su hijo, e incluso se prestó a colaborar con la CIA para atrapar al presunto terrorista.

Tras la denuncia, la propia oficina de la CIA en Lagos pasó esa información a la central en Langley (Virginia), donde se incluyó a Abdulmutallab en una lista de 550.000 sospechosos de terrorismo, pero no en aquella en la que se enumeran las 4.000 personas a las que se impide volar a Estados Unidos, o en la de 14.000 a las que se exige un control especial. No habrá sido culpa del tiempo transcurrido desde la denuncia al día del atentado, pues perfectamente en dicho periodo (más de un mes) se podían haber cruzado los datos del sospechoso con los de la NSA sobre Al Qaeda y sus intenciones.

En resumen, si todo hubiese funcionado, el presunto terrorista no habría podido volar, sobre todo sin llevar equipaje y menos aún al haber sido ya rechazado su visado para entrar en el Reino Unido. Quizás estas situaciones no se vivirían si la burocracia no fuese tan lenta, si se priorizaran ciertos asuntos y existiese una óptima comunicación entre instituciones, así como, por supuesto, si se elaborase un acuerdo en materia de seguridad aplicado en todos los aeropuertos internacionales, sin ninguna distinción. De esta manera, se reduciría el riesgo de atentados.

Por su parte, los políticos norteamericanos tratan de calmar la tensión que se está viviendo por este asunto. La secretaria de Seguridad Nacional estadounidense, Janet Napolitano, acabó retractándose por sus primeras declaraciones tras el atentado frustrado y reconoció que “el sistema no funcionó”, durante el programa matinal Today de la NBC. Mientras que el presidente Obama asumió la responsabilidad personal por los errores que se produjeron el día de Navidad con el intento de atentado. Él mismo pretende aumentar las medidas de seguridad y mejorar las tareas de espionaje, pero siempre teniendo en cuenta que no se podrán sacrificar las libertades de las que bebe la democracia. Según Obama, dar un paso atrás en el sistema democrático significaría la victoria definitiva de los terroristas.

En Europa, aeropuertos de países como Holanda, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia se preparan para introducir los escáneres en los controles de seguridad. España prefiere mantenerse al margen y esperar a que sea la Unión Europea la que decida qué hacer. Un blindaje de las fronteras que vela por la seguridad nacional, especialmente la estadounidense, y que debería imponerse para cualquier vuelo internacional, tanto dentro como fuera de la UE.

Afortunadamente, no hubo víctimas mortales en el atentado de Detroit, gracias a los hábiles pasajeros que, sin haber asistido a un curso especializado en situaciones de crisis y otro sobre artes marciales, supieron luchar por sus propias vidas. La guerra abierta en el aire no es entre Obama y Al Qaeda, sino entre víctimas y terrorista.

Anuncios

Entry filed under: Internacional. Tags: , , , , , , .

El peligroso oficio del periodismo ¡A la cárcel por hacer bien vuestro trabajo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

enero 2010
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: