Hermann Tertsch, Max Estrella y Fray Luis de León en un cuento de los Hermanos Grimm

20 enero 2010 at 01:17 Deja un comentario

Uno de los padres de la objetividad del periodismo

Sin duda, el señor Tertsch es muy partidario de la opción tirar la piedra y esconder la mano, una táctica por la que también se decantaba su ilustre predecesor en el Diario de la Noche de Telemadrid. Esta vez, sin embargo, el sainete, entre el drama y el esperpento, tuvo un concurrido reparto que sirvió de comidilla a este país, siempre tan ávido de un tema de conversación en el bar.

Dicen las malas lenguas, que a Tertsch se le secaron los sesos de leer Luces de Bohemia. De tanto repaso, el periodista se creyó Max Estrella y se dedicó, cómo el propio anti-héroe, a recorrer Madrid a la luz de los candiles, dónde recibió una paliza que, afortunadamente, no le llevo a compartir fin con el personaje de Valle-Inclán.

Hasta ahí, desgraciadamente, todo normal. Sin embargo, multitud de personas y personajes se acercaron hasta este pequeño y lamentable espectáculo, que sigue reflejando las miserias de un país que sigue a la altura de los años del Desastre.

En el primer acto, don Hermann fue miserablemente apaleado en un bar cercano al madrileño barrio de Chueca. Dependiendo de la versión del periodista, recibió patadas o puñetazos. En todo caso, le dejaron hecho un cristo. Quisieron entonces Terstch y Aguirre desatar tormenta, dejando entrever (siempre tirando la piedra…) que actuaciones como la del Gran Wyoming (que parodió unas polémicas declaraciones del periodista de Telemadrid), eran las que habían provocado la agresión.

Aguirre sola había colocado la mecha, la polvora y había declarado la guerra a la cadena de Jaume Roures, siempre dispuesta a apuntarse a un bombardeo en el que haya de por medio alguien conservador. Por supuesto, la Red de redes también se sumó a la fiesta y por Internet se empezó a difundir un chascarrillo envenenado sobre qué hacía el periodista cerca de Chueca a esas horas.

Terstch, sin embargo libró de culpa a Wyoming y volvió a cargar los cañones, acusando de su maltrecho estado a “moros”, “antifacistas” o “gente normal del cine o de la SGAE”. Según él, sus enemigos.

Finalmente, ninguno de éstos resultó ser el presunto autor de los trompazos del periodista de Telemadrid, sino un empresario vinculado al mundo de la noche, que siempre ha negado los hechos que se le imputan.

Hermann Tertsch volvió a los platós y a su Diario de la Noche este lunes, aludiendo que no quería darse aires y que no iba a empezar con el conocido “tal y cómo decíamos ayer” de Fray Luis de León. Quizás, el señor Tertsch debería pensar que los aires se los ha dado antes por haber montado todo este espectáculo a partir de un hecho lamentable, pero que nada tenía que ver con la persecución.

Anuncios

Entry filed under: Comunicación. Tags: , , , , .

Se reabre el debate de la inmigración ilegal Un lobo que no era salvaje, y una foto que no vale un premio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

enero 2010
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: