La soledad del dramaturgo de fondo

12 febrero 2010 at 00:19 1 comentario

El realista Javier Cámara (Efe vía Noticias de Navarra)

El realista Javier Cámara (Foto: EFE, vía Noticias de Navarra).

Javier Cámara y María Pujalte son, por su papel y actuación, los principales alicientes de ‘Realidad’, que se representa en el teatro María Guerrero de Madrid hasta el 7 de marzo de 2010. El texto, escrito en 1982 por Tom Stoppard, conocido guionista de ‘Shakespeare in love’, resulta algo enrevesado, pero las interpretaciones salvan la representación con nota.

La función, que lleva representándose desde finales de enero y está cosechando éxito entre el público, habla del amor, evitando los tópicos que, por otro lado, tanto esperarían los que conozcan a Stoppard sólo por el guión de la cinta antes citada.

El libreto queda algo sobresaturado por la cantidad de texto que alberga. El tiempo que dura la representación deja poco lugar a silencios, lo que es aprovechado, generalmente por Pujalte y Cámara, para imprimir a la obra un gran ritmo del que son dueños y señores, provocando la carcajada del público con dos buenas interpretaciones.

Stoppard aprovecha a Henry, el protagonista encarnado por Javier Cámara, para mudar sus angustias a las tablas del teatro. La necesidad de saber qué es el amor y de cómo administrar sus relaciones con su ex mujer, con su actual pareja y con su hija, son los dos puntos que llenan las neuras que mueven la trama de la obra.

Es Henry como protagonista el que debe abrirnos los brazos para identificarnos y facilitar la obra. Sin embargo, es tal la complejidad de su mente que de cada palabra hace un recoveco y no deja espacio a que nos colemos en su interior.

El autor crea escenas que luego resultan falsas. La trama se pierde sin necesidad de subtramas que la atoren, simplemente, en su complejidad. Un camino con demasiados obstáculos como para que la mente se aventure en busca de un final si no simple, decepcionante.

Afortunadamente, para los paganinis queda el consuelo de ver sobre las tablas a siete señores actores que engrandecen con su interpretación y su ritmo el dinero desembolsado en taquilla. Cámara y Pujalte por encima del resto, pero todos a una altura digna de cordillera.

Anuncios

Entry filed under: Cultura. Tags: , , , , , , .

Las obsesiones de Relaño La lejana necesidad de un Pacto de Estado

1 comentario Add your own

  • 1. Isabel  |  14 febrero 2010 en 13:50

    Creo que Javier Cámara, que por cierto me encanta, y María Pujalde, que además de ser una estupenda actriz está muy guapa, están brillantes en sus papeles de Henry y Annie. Ellos, junto con los demás actores, dan un relieve a la obra, de la que, en mi opinión, ésta carece. Sé que es una obra cumbre en el teatro británico, e intentaré estudiarla más detenidamente para entenderla mejor, pero, en mi opinión, por ejemplo, no hay un ritmo regular en la obra, es decir el cúmulo desenfrenado de ideas y conceptos no permite dar un respiro al público para la reflexión, mediante silencios o momentos de menor intensidad dialéctica. Hay una carencia de alternancia de aceleraciones y pausas en su justa medida. Por otra parte, veo una cierta falta de continuidad en el texto: por ejemplo no sé si venía muy a cuento la escena, muy breve, en la que aparece Annie y Billy en una escena de la otra teatral que estaban representando; Max y Charlotte que tienen gran importancia al principio de la obra, de repente desaparecen prácticamente de la escena; Debbie, la hija de Charlotte y Henry aparece en una sola escena, dice unas cuantas frases muy bien argumentadas y brillantes —poco propias de una joven de diecisiete años—y vuelve, también a desaparecer, en cuyo caso, igual que en muchos otros, es como si el autor se estuviera escuchando a sí mismo; y Brodie, un personaje importante pero del que se habla pero que no sale en toda la obra, aparece al final. Para mí fue decepcionante que saliera al final, quiero decir que no debería haber salido en ningún momento. Uno se lo imagina, y eso es más que suficiente; es un personaje interesante por la relación que Annie tiene con él, por lo que ella piensa de él, pero no tanto al revés, con lo que en mi opinión sobra su aparición. Los temas que se tratan son muy interesantes, la interrelación entre la realidad y la ficción, el amor, las relaciones interpersonales, y los diálogos que utiliza para ello son brillantes, llenos de agudeza, ironía e incluso humor. Pero el autor no MUESTRA esos temas que he mencionado a través de las cosas que le pasen a los personajes, mediante una historia en la que también lo que NO SE DIGA sea igualmente importante —y a veces más importante— que lo que se diga. Y es que, en mi opinión, en esta obra la pega es que se dice todo.
    Enhorabuena a Natalia Menéndez y a todo el reparto.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

febrero 2010
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: