¿Luto por el mito de Kapuscinski?

3 marzo 2010 at 00:01 Deja un comentario

¿Mito o realidad? (Foto: elmundo)

Esta semana el mundo de la prensa se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos. El maestro de los periodistas, el abuelo al que muchos de los emergentes reporteros de finales del siglo XX escuchaban con pasión, el fallecido Ryszard Kapuscinski fue acusado de exagerar sus reportajes. Las tremendas declaraciones llegan de un compañero de oficio, el polaco Artur Domoslawski, que ha publicado una biografía del autor de Los cínicos no sirven para este oficio.

Domoslawski era amigo de Ryszard Kapuscinski y se refiere a él como su mentor, sin embargo, en la biografía recientemente publicada en Polonia, le acusa de haber colaborado con el régimen comunista. Así mismo, el biógrafo afirma que Kapuscinski no estuvo en algunos de los acontecimientos que relata en sus libros.

“A menudo era impreciso con los detalles y decía que había sido testigos de acontecimientos en los que no estuvo presente. Otras veces, Kapuscinski inventaba imágenes para adaptarlas a su historia”, afirma Domoslawski. Según el libro, el periodista polaco habría engañado por partida doble, tanto en sus teletipos para la PAP (Agencia Polaca de Prensa), como en los reportajes de sus libros.

Se abre una serie de debates inevitables e infinitos ¿Es Domoslawski un oportunista? ¿Es justo violar la memoria de los muertos? ¿Atacan estas supuestas invenciones al periodismo? ¿Kapuscinski era literato o reportero?

Sin duda todo es mucho más difícil de lo que parece. Cada respuesta a las anteriores preguntas nos llevaría varías páginas y nunca nos pondríamos de acuerdo.

Lo que en sí debemos estar de acuerdo es en la necesidad de los mitos. Los héroes que poblaron nuestra infancia mirándonos desde la pared no eran perfectos, como no lo son áquellos que nos acompañaron a lo largo de los siguientes años de nuestra vida. Puede que Kapuscinski no fuese perfecto. Seguro que no. Sin embargo hay millones de razones para quererle, ya que fue el maestro de muchos y nos hizo felices con su periodismo, hecho de sueños y de infierno.

La historia ya nos mató al Cid, que no resultó ser sino un mercenario, acabó con Lindbergh y su prometea conquista de los sueños, ya que era nazi, y se empeñó en encontrar el cadáver de Saint-Exupéry, que resulta que no desapareció volando. Por favor, dejen de fomentar estas violaciones de la memoria y déjennos disfrutar con nuestro último héroe.

Anuncios

Entry filed under: Comunicación. Tags: , , , , , , .

La Audiencia Nacional apunta a Venezuela como refugio de etarras De ‘Willy’ Toledo al ‘Gran Wyoming’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

marzo 2010
L M X J V S D
« Feb   Abr »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: