Freire, un grande en la oscuridad

23 marzo 2010 at 00:17 Deja un comentario

entra victorioso en la meta de San Remo (Foto, Reuters, elpais.com

Freire entra victorioso en la meta de San Remo (Foto, Reuters, elpais.com)

El ciclismo español ha contado (y cuenta) con tan grandes campeones que un ciclista legendario por sus éxitos y su entrega se mantiene en un constante e injusto segundo plano. El cántabro Óscar Freire es el mejor clásicomano mundial de la última década y, a final de temporada, se retirará sin haber recibido a nivel nacional el reconocimiento que se merece.

Posiblemente, y aunque en España la afición al ciclismo es grande, no haya muchos que conozcan las excelencias del ciclista cántabro. Desde 1985 el país ha dado a grandes campeones como, cronológicamente, Pedro Delgado, Miguel Indurain, Alejandro Valverde y Alberto Contador. Incluso, aunque un escalón por debajo, Abraham Olano y Carlos Sastre. Esto ha hecho que un rara avis en el panorama nacional, Freire, haya quedado en un segundo plano. Porque España no es país de clásicomanos, sino de especialistas en montaña (Bahamontes, Contador) o aspirantes a grandes rondas. Aunque es precisamente contar con todos ellos y el bueno de Óscar lo que ha convertido al ciclismo español en la envidia del ciclismo mundial.

Óscar surgió prácticamente de la nada en octubre de 1999. En su segunda temporada de profesional, con 23 años y muchos meses de inactividad, el seleccionador Francisco Antequera decidió convocar a un ciclista entonces semi-desconocido, Óscar Freire. La confianza de Antequera en el torrelaveguense era tal que no le importaron las críticas. De hecho, ya en 1998, en su primer año de profesional, lo había llevado al Mundial de Valkenburg. Allí, partiendo como una comparsa, fue capaz de meterse en la escapada buena del día y superar a gente como Casagrande, Camenzind, Ullrich, Vanderbrucke o Konyshev, de gran prestigio. Se proclamó en 1999 campeón del mundo y se dio a conocer ante el gran público mundial. Había nacido una estrella.

Freire no se quedó en una sorpresa momentánea diluida con el paso de los años. Ha ido acrecentando su palmarés, que es envidiable. Acumuló tres jerseys Arco Iris (1999, 2001 y 2004), convirtiéndose en uno de los pocos privilegiados en lograrlo. Sin ser un esprinter puro, venció en varias etapas de la Vuelta (7) y del Tour (4). Se impuso en la Tirreno Adriático del 2005. Fue el primer español en ganar la Flecha Brabançona (2005). Ganó la clásica más prestigiosa, la Milan-San Remo en 2004 y repitió en la edición del Centenario, 2007. En 2008 se apuntó otra prueba inédita en el ciclismo nacional, la Gante-Wevelgem. Ese mismo año hizo historia al enfundarse el maillot de la regularidad en el Tour de Francia, algo nunca conseguido por los españoles. Y el sábado, en la que según él es su última campaña profesional, logró su tercera Milán-San Remo.

Todo esto nos habla de un ciclista espectacular. Posiblemente, más reconocido de haber nacido en Bélgica o Holanda, donde las clásicas tienen mucho más interés mediático. Pero nos indican, además, el éxito de un luchador. Un ciclista que ha sabido superar la adversidad que supone ser clásicomano en España. Un profesional que ha redondeado un palmarés espectacular pese a sus continuas lesiones. Y un deportista que ha sabido adaptarse y convivir con sus propias limitaciones, ya que sufre un lesión crónica de espalda debido a un masaje más dado que le impide rendir al 100% durante la totalidad de la temporada y que limitan mucho sus presencias. En tales circunstancias, un fuera de serie podría haber fracasado. Pero no un fuera de serie que además aúna una competitividad y espíritu de superación encomiable.

Posiblemente estemos ante los últimos meses de competición de Óscar Freire. Seguro que hasta diciembre escribirá alguna página más para la historia del ciclismo español. Y casi con total seguridad no será convenientemente reconocido hasta pasadas un par de décadas, cuando Freire sea recordado como se merece; un grandísimo campeón, de los mejores deportistas de la historia de España.

Anuncios

Entry filed under: Deportes. Tags: , , , , , .

“¿Pero qué somos ahora, bomberos o etarras?” Cuando un actor te despierta el interés por el teatro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

marzo 2010
L M X J V S D
« Feb   Abr »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: