Los peligros que implica el periodismo de guerra… si se topa con EEUU

5 abril 2010 at 23:36 Deja un comentario

Todos los periodistas, en mayor o menor medida, sabemos que la tarea más arriesgada que puede afrontar un profesional de la información es la de cubrir un conflicto armado. Una guerra. La muerte acecha en cualquier esquina, aunque se porte un chaleco antibalas y un casco de Kevlar, las pertinentes acreditaciones de ‘press’ o ‘tv’ y se viaje en un convoy perfectamente identificado. En los conflictos armados puedes ser víctima de un fuego cruzado, de una bala perdida, de la detonación de una mina antipersona o anticarro, o de la explosión producida por una bomba o un misil que estalle a pocos pasos de uno. Puedes ser secuestrado, e incluso asesinado simplemente por tu condición de informador.

Pero lo que quizá a uno no se le pase por la cabeza es que acabe sus días bajo el fuego de las armas de la primera potencia del mundo y la primera y más grande (o eso se dice) democracia del mundo. Es decir, que se tenga la mala suerte de caer muerto por balazos de Estados Unidos.

Porque eso es lo que le ocurrió en 2007 al fotógrafo de Reuters Namir Noor-Eldeen, de 22 años, que murió junto a otras 10 personas (entre ellas su conductor, Saeed Chmagh, de 40 años de edad) en un barrio de Bagdad, en Iraq. Un helicóptero Apache del ejército norteamericano disparó contra el grupo de iraquíes, entre los que estaba Namir, al observar que varios de ellos iban armados con fusiles AK47, si bien los hombres no dispararon en ningún momento contra los helicópteros, algo que el Pentágono alegó en la primera versión de los hechos, y aunque los propios pilotos comentan en el vídeo que son víctimas de fuego enemigo, en el vídeo-que por cierto, se titula con bastante sentido ácido “Collateral Morder”– no queda claro si los hombres realmente disparan contra los Apache o no. “No hay duda de que las fuerzas de la coalición estaban claramente en el medio de operaciones de combate contra una fuerza hostil”, dijo al día siguiente un portavoz militar a ‘The New York Times’, justificando la actuación de los soldados estadounidenses.

Sin embargo, en Reuters siempre sospecharon que la versión no era la real, y hace dos años pidieron, sin éxito, que el ejército les facilitase el vídeo. Sí se les permitió, en cambio, visionar a varios editores de la agencia las imágenes, aunque el Gobierno no les entregó la grabación. Y tres años después, la página web Wikileaks, dedicada a difundir información que el poder no quiere que salgan a la luz, ha difundido las imágenes del ataque y las ha presentado este lunes en Washington, en la sede del National Press Club.

Según Wikileaks, las imágenes han sido filtradas por fuentes militares, y la propia Reuters ha confirmado, a través de un comunicado que ha recogido el periódico The Huffington Post la veracidad de esas imágenes. “El vídeo difundido hoy a través de Wikileaks es una evidencia gráfica de los peligros que implica el periodismo y las tragedias que pueden producirse” ha dicho la agencia en este comunicado. Julian Assange, editor de Wikileaks, ha dicho con acierto que en el vídeo parece que los soldados estuvieran jugando a un videojuego, “su único deseo era simplemente matar”, ha puntualizado el responsable de esta web.

A este respecto, la causa de tantos errores con daños colaterales podría estar en un término que se ha venido a acuñar como Militenimiento, y que no es otra cosa que los soldados de nuevo ingreso llegan a la milicia con el esquema que han aprendido en los videojuegos, esto es, ‘me matan, reinicio partida y ya está’. Y en la guerra hay muertes y consecuencias irreparables. Precisamente, en un reciente artículo de Peter Warren, director de la Iniciativa de Defensa para el siglo XXI de la Brookings Institution, recogido en la edición española de ‘Foreing Policy’, se hace referencia a este término y se señala que estos chavales podrían ver alterado su percepción de la guerra. Y como muestra baste esta frase, pronunciada por un directivo de una empresa fabricante de robots de guerra como aviones no tripulados. “Tienes a chicos acostumbrados a jugar a Grand Theft Auto pasando a manejar robots armados. ¿Vas a sentirte culpable por matar a alguien?”. Pues parece que no, visto lo visto. Y mientras tanto, seguirán cayendo civiles inocentes y periodistas. ¿Sabrán esos militares cuál es el verdadero valor de la información? No lo creemos. ¿o sí?

Anuncios

Entry filed under: Comunicación. Tags: , , , , , .

Google, ‘hasta las webs’ de China Onanismo gratuito en Gran Vía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

abril 2010
L M X J V S D
« Mar   May »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: