Onanismo gratuito en Gran Vía

6 abril 2010 at 00:10 Deja un comentario

"Y llevas aquí casi toda la vida" (Jose.Madrid vía Flickr)

"Y llevas aquí casi toda la vida" (Jose.Madrid vía Flickr)

La efeméride es un gran vicio de nuestros tiempos. Puede que incluso tan grande como el de los premios. En una época vacía de hitos, hasta la llegada de tiempos mejores parece que no queda otra. La apuesta por algo incierto no es algo que estimule a esas corbatas sedientas de fotógrafos, anhelantes de una entrevista en el dominical para recordar como pasó aquel día cuando era pequeño. Espantados, aunque acostumbrados, para que engañarnos, asistimos esta semana al centenario de la Gran Vía, que no resultó ser sino un nuevo ejercicio de masturbación política.

Alberto Ruíz-Gallardón se ha paseado por todos los medios de comunicación para sacar pecho por el centenario de esa ex avenida de los sueños de Madrid. Inauguró una placa muy cuca con ese escenario con el que la capital se abrió a la modernidad, y no le tembló la voz para lanzar un viva al Rey. ¡Cómo Dios manda! De paso, recordó como era la calle cuando era pequeño, cuando se llamaba Avenida de José Antonio, un detalle sin importancia, como todas las que pueblan Aluche (recordemos a Millán Astray) y otros barrios de la capital.

Gallardón no dudó en eyacular orgullo cuando habló de las reformas que ha perpetrado como la peatonalización de Callao y de la calle de Fuencarral, que han servido para mejorar la seguridad en la zona. Sin embargo, el Faraón, el primer edil que inmoló el parné municipal a diestro y siniestro, se olvidó de hablar de la progresiva degradación que vive la Gran Vía.

El alcalde no habla de cómo se está dejando agonizar el corazón de Madrid, que se ve cada día más inundado por cadenas de tiendas sin personalidad que como hiedras devoran la historia. El fin de los cines, que, tarde o temprano, dejarán de pintar los carteles característicos que adornan la orilla de Callao, el saqueo de Madrid Rock y el ocaso de muchas tiendecitas marcan el apocalipsis de Gran Vía. Un hecho denunciable y del que el señor Gallardón comparte responsabilidad.

Su próximo objetivo serán los mendigos, a los que no ha dejado bancos en Callao para dejar su vida en forma de petate mugriento. Sin embargo, allí están. También acabará con la fila de limpiabotas cerca de Callao. Sólo tenemos que esperar a que alguna corporación los absorba. Las putas de Montera también se irán, si no, tarde o temprano, serán disecadas y puestas como maniquíes del Bershka.

La primera vez que vi la Gran Vía fue saliendo del Metro de Callao. Me quedé boquiabierto por todos esos edificios tan altos. Espero que mi descendencia pueda tener esa sensación de solemnidad urbanita y que no se les meta una hamburguesa en el ojo. Sin embargo, seré pesimista mientras el onanismo ocupe la primera línea de la política española.

Anuncios

Entry filed under: Cultura. Tags: , , , , , , , .

Los peligros que implica el periodismo de guerra… si se topa con EEUU El nuevo adiós a las armas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

abril 2010
L M X J V S D
« Mar   May »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: