La batalla dominical contra el aburrimiento

28 abril 2010 at 00:01 Deja un comentario

¿Hábitats en peligro?

Aprovechaba Periodistas 21 la subida de precio de El País dominical para hablar sobre la paulatina pérdida de interés de bajar al kiosco el último día de la semana para dislocarse el hombro con el mamotreto de su periódico habitual. Los datos sobre distribución citados por el anterior blog son catastróficos y la reacción, aumentar el precio, carente de sentido.

Los diarios de papel pierden peso cada día en detrimento de las ediciones on-line, todo hay que decirlo, más amenas y con textos más restringidos e ilustrados que los de sus hermanos más pobres del papel. Sin embargo, la pérdida de lectores los fines de semana es una terrible noticia. El valor añadido de los esos tomos de papel que adornan nuestros domingos es su capacidad de análisis y el poder que tienen de hacernos volar a través de crónicas y de buenas fotografías.

El dominical es el sueño del periodista. Es la posibilidad de realizar periodismo con plazos más largos, con más calma. Es el poder de ver adornado con las mejores fotos el texto escrito con la mejor de las intenciones. Las letras escritas desde el mimo evitando el rápido consumo que conlleva la noticia que dispara la actualidad más inmediata.

De hecho, la forma relajada de ver la actualidad, el análisis, es la vía de escape de los medios de papel. Los diarios físicos han sido incapaces de asumir que nadie alzará las cejas por la mañana al comprar el periódico por una noticia que ocurrió ayer. La actualidad (escrita) encuentra su salida en Internet. Hay que asumirlo, guste o no.

El diario de Internet, con redacciones aún poco pobladas y teniendo en cuenta la fatigosa tarea de leer en el brillante blanco de la pantalla, lucha aún por encontrar un fin de semana capaz de sustituir a la prensa escrita. Posiblemente lo encuentren y, quizás, lo estén encontrando mientras leéis estas líneas. Sin embargo, aun temerosos de esta posibilidad, el papel debe hacer de esta guerra su caballo de batalla.

Los editores de hoy viven más pendiente de saber cuál será la próxima colección que lancen con el dominical, sin darse cuenta de que no merece la pena atraer hacia los periódicos a aquellos lectores que no les gusta leer. Los periódicos, llenos de letras pequeñas y negras, nacieron para ser leídos y si quieren seguir siéndolo en domingo, deben ser entretenidos y merecer la pena.

No nos interesan las colecciones. Olvídense de ellas, compramos el periódico, por raro que parezca, porque nos gusta. Hagan dominicales que podamos llevar en el Metro como si se tratase de un libro más. Disimulen y hagan sus periódicos como si el fin último fuese que vayan a ser leídos.

Anuncios

Entry filed under: Comunicación. Tags: , , .

Arizona abre la caza del inmigrante ilegal Y los sueños, sueños son

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

abril 2010
L M X J V S D
« Mar   May »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: