Con Mourinho, más espectáculo

26 mayo 2010 at 01:16 Deja un comentario

Mourinho es, cuanto menos, peculiar

Se acerca el Mundial, del que ya tendremos tiempo de hablar. Porque esta semana la mayor atención deportiva se centra en el inminente fichaje de Jose Mourinho por el Real Madrid. La llegada del técnico portugués a la Liga Española generaría un espectáculo sin precedentes, más en los mediático que en lo futbolístico.

‘Mou’ es quizás el personaje más peculiar en la actualidad del mundo del fútbol. Un entrenador que ha cosechado éxitos allá por donde ha pasado y que tiene el reconocimiento unánime de las aficiones que le han disfrutado, pero que se marchó de mala manera del Oporto, acabó destituido en el Chelsea y ha colmado la paciencia de Massimo Moratti después de, algo insólito, lograr un histórico Triplete. Porque Mourinho, ‘The Special One’ como saliva Eduardo Inda, es quizás más polémico y mala persona que ganador.

El técnico portugués es un preparador camaleónico. Sus métodos, gusten más o menos, son garantía de éxito casi inmediato y su carácter genera debate constante. Se dio a conocer en España cuando, en 1996, llegó al Barça como segundo de Bobby Robson. Cuando el técnico inglés fue cesado él, observando un filón para continuar con su aprendizaje, decidió seguir al lado de Louis van Gaal hasta que, después de realizar informes para el holandés e incluso dirigir al equipo en alguna competición menor, decidió volar por libre. Dirigió al Benfica y después al Unión Leiria, pero saltó al estrellato de la mano del Oporto. Tomó las riendas en 2002 y en dos temporadas ganó dos Ligas, una Copa, una UEFA y, sobre todo, la Liga de Campeones en 2004. De ahí marchó al Chelsea, con el que ganó dos Premiers y una Copa, aunque le faltó la Champions, gran objetivo del cuadro londinense, y tras ser cesado en 2007 cogió en 2008 las riendas del Inter, venciendo en dos ocasiones en el Calcio y habiendo completado esta campaña el mítico Triplete (Copa, Liga y Liga de Campeones). Ahora, su reto es ganar la Liga Española y el Real Madrid parece decidido a darle ‘la oportunidad’.

Pero, ¿por qué tanto cambio de equipo? Se pueden sacar dos lecturas, una crítica y otra halagadora. Para los más firmes defensores del portugués, él simplemente busca nuevos retos cuando ya ha conseguido el objetivo marcado (algo que ha logrado siempre, salvo en el Chelsea). Quienes le ataquen esgrimirán que Mourinho hace las maletas antes de tiempo porque saben que llegar a la elite es complicado, pero mantenerse más, y resulta complicado volver a hacer campeón a un bloque que lo ha conseguido todo. Construir un equipos es difícil, pero rehabilitarlo (al estilo de lo que lleva 30 años haciendo Alex Ferguson en el ManU), más. Evitaría, en este caso, que su ‘leyenda’ menguara con una mala temporada.

Decir que Mourinho es mal entrenador sería de estúpidos. No se pueden restar méritos a un técnico que logra alzarse campeón de Europa con el Oporto (aunque su equipo, ojo, contaba con siete u ocho grandes jugadores de nivel mundial que llevaron a Portugal a una final de Eurocopa), que gana en todos y cada uno de los países a los que acude y que ha llevado al Inter a lograr la Copa de Europa 45 años después. Y, aunque se le tilde de defensivo (hasta el momento, eso sí, lo ha sido en todas las grandes citas con todos sus equipos), sus equipos han sido los que más han buscado el marco rival tanto en Portugal como en Inglaterra e Italia.

Todos los jugadores, incluidos los que salieron por la puerta de atrás, hablan maravillas de sus métodos. Principalmente, porque su manera de ser (no se sabe muy bien si fingida o real) centra multitud de críticas, lo que permite restar tensión a los jugadores, que saltan al terreno de juego mucho menos presionados. Las críticas, los ataques, son siempre para Mourinho y los jugadores pueden trabajar con tranquilidad, posiblemente la mejor de sus actitudes como preparador de un bloque. Aún se recuerdan en Inglaterra sus feroces polémicas con Alex Ferguson, al que ansía sustituir al frente del Manchester United.

Pero también es injusto otorgar más cualidades de las que merece. Es cierto que afronta proyectos de toda índole, pero lo ha hecho con los equipos que más dinero invierten en fichajes; Chelsea, Inter. y ahora Real Madrid. Se le tilda del anti-Barça, pero sus diez enfrentamientos contra los azulgrana se han saldado con cuatro derrotas, tres empates y tres victorias. Es falso que se conforme con los que sus equipos le dan; es cierto que se adapta a lo que tiene, pero siempre pide alguna incorporación para mejorarlo o pulirlo a su gusto. Y la cara B de su carácter es que le ha llevado a tener enfrentamientos con todas las directivas de sus equipos (es altamente exigente, no permite la más mínima media tinta y no concede ningún tipo de licencia) y con los medios de comunicación.

Y, aunque aquí se haya difuminado o se haya sido consciente de ello, Mourinho es un técnico que piensa única y exclusivamente en sí mismo. La semana pasada, a cinco días vista del partido más importante en el último medio siglo del Inter, se ha permitido el lujo de conceder entrevistas y hablar antes los medios de sus deseos de cambiar de equipo, de lo ingrato que es Italia para trabajar y de lo mucho que desea dirigir al Real Madrid. La victoria ante el Bayern de Munich ha dejado esto en uns egundo plano, pero, ¿no es llamativo la falta de sensibilidad hacia el club que le ha dado una nueva ocasión para trabajar en las mejores condiciones?

Por lo tanto, Mourinho en el Real Madrid podría generar una batalla constante desde el principio. Habrá que ver cómo se entiende con una prensa deportiva tan profundamente intervencionista como la española y, especialmente, madrileña. Será digno de análisis las ruedas de prensa propias y de Pep Guardiola, puesto que es seguro que desde el mismo mes de septiembre el portugués buscará el continuo enfrentamiento dialéctico. Y queda por ver cómo se entiende Mourinho, que desea mando absoluto, con Florentino Pérez, que hace las veces de director deportivo con asiduidad, y Jorge Valdano, con una filosofía futbolística completamente diferente.

Parece seguro que Jose Mourinho logrará éxitos en el Real Madrid. Pero, ¿lo suficientemente importantes para desbancar al Barça del primer puesto nacional? ¿Será capaz de llevar al Real Madrid de nuevo a las grandes citas en Europa? ¿Cómo influirá su presencia en la ya de por sí maltratada cantera del Real Madrid? Muchos interrogantes por delante. Se admiten apuestas…

Anuncios

Entry filed under: Deportes. Tags: , , , , , , .

La península de Corea siente retumbar de nuevo los tambores de guerra El tijeretazo era necesario, y quizás sea insuficiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

mayo 2010
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: