“¿Álvaro Uribe? Ése es un ministro de Zapatero” (becario dixit)

9 junio 2010 at 21:54 Deja un comentario

¿La falta de formación de los nuevos periodistas acabará con la propia profesión periodística?

¿La falta de formación de los nuevos periodistas acabará con la propia profesión periodística?

La profesión de periodista no pasa en estos momentos por una de sus mejores épocas. La crisis económica ha golpeado a los medios de comunicación, el medio natural donde los periodistas desarrollan su trabajo, y además son pasto de la precariedad laboral, las jornadas maratonianas y los sueldos más bien ajustados.

Pero hay otro flanco por el que el periodismo está sufiriendo, poco a poco, otra crisis que puede dar la puntilla definitiva a la profesión, y que en parte responde al cada vez menor reconocimiento que desde la sociedad recibe. Sí, nos referimos a la falta de formación con la que no pocos licenciados en Ciencias de la Información de cualquier universidad española sale al mercado de trabajo.

Todos los años, por estas fechas, un conocido diario de tirada nacional convoca unas pruebas para seleccionar a los becarios que, durante los meses de verano, echarán una mano en las distintas secciones del periódico en una época de redacciones desiertas por las vacaciones de sus redactores. Dichas pruebas consisten en un test de conocimientos generales sobre actualidad política, económica, deportes, comunicación y cualquier otro tema nacional e internacional susceptible de permanecer día sí y día también en las páginas de los periódicos y diarios online, y ocupando minutos de emisión en radio y tv; así como una prueba de redacción para poner a prueba la habilidad de los futuros becarios con despachos de agencias de noticias y otras fuentes de información.

Pues bien, el pasado fin de semana tuvo lugar ese examen, y el titulo que encabeza este texto es una de las preguntas que se hicieron, y una de las múltiples respuestas que se dieron –se llegó a decir en algún examen que incluso era actor-, según nos han soplado desde dentro del periódico. Pero aún hay más. En plena vorágine por el dictamen del Constitucional sobre el Estatut de Cataluña, se preguntaba quién era la presidenta de este Alto Tribunal y por qué estaba de actualidad. Muchos desconocían el nombre de la susodicha (María Emilia Casas, por cierto), y mucho menos porqué diablos una señora a la que no tenían el gusto de conocer era actualidad. Eso sí, también se inquiría sobre el nombre del presidente de Corea del Sur, algo que reconocemos es complicado, aunque con una casi inminente segunda parte de la Guerra de Corea a las puertas, y que ha permanecido días en primera plana, no se sabe si es perdonable o no. Esas y otras preguntas fueron las que se plantearon, y las respuestas fueron de lo más disparatadas.

Lo que también nos cuentan es que hubo muchas preguntas de deportes. Muchas, y muy difícil alguna de ellas, que servían, más que nada, para hacer criba. De todas maneras, es indicativo del interés que los grandes medios tienen por la actualidad deportiva, futbolera para más señas.

La conclusión que a la que llega quien esto escribe, y que lleva ya casi tres años alejado del ámbito universitario, es que cada vez más los alumnos de Ciencias de la Información, con honrosas excepciones, se interesan menos por la actualidad y, lo que es más grave, no parece importarles salir a buscar trabajo mostrando tan pocos conocimientos y tanta dejadez por aprenderlos. Uno también hizo esas pruebas hace ya casi cinco años, y reconozco que no fui capaz de contestar a muchas de deportes (lo siento, no es mi fuerte ni mi pasión), pero tampoco me hizo falta hacerme una lista de presidentes de países, ni de organismos internacionales, ni aprenderme de memoria qué era el Tribunal Supremo o quién era Kofi Annan en su día. Simplemente lo sabía de leer y escuchar diariamente los periódicos online y la radio todas las mañanas.

Ese desinterés y falta de conocimientos de los elementos más rudimentarios de los mecanismos políticos, económicos y sociales de nuestro mundo globalizado se refleja después en la calidad de las informaciones y en los errores que, a menudo, se comenten en ellos; y todo ello va en detrimento, finalmente, de la misma profesión. Ayer me decía un colega de profesión y amigo que “los periodistas siempre nos estamos quejando”; y en el fondo creo que las quejas, o mejor dicho, las críticas, deberíamos hacerlas de vez en cuando hacia nuestro propio ámbito, y más viendo que las nuevas generaciones, esas que deberían venir pisándonos los talones a los que ya llevamos trabajando varios años, dejan en muchos casos bastante que desear.

Anuncios

Entry filed under: Comunicación. Tags: , , , , , .

El rey de la tierra Los sindicatos “suspenden” Selectividad por no saber contar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

junio 2010
L M X J V S D
« May   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: