Las dos mitades de un país llamado Bélgica

18 junio 2010 at 08:14 Deja un comentario

La gran pregunta de Bélgica: ¿quién será el futuro primer ministro?

La gran pregunta de Bélgica: ¿quién será el futuro primer ministro?

El 13 de junio se perfiló como un día clave para la historia de Bélgica. La ahora denominada  “Grecia del Norte” tuvo que hacer frente no sólo a su actual crisis económica sino, una vez más, al bochorno de unas elecciones anticipadas tras la dimisión del gobierno de Yves Leterme.

No era la primera vez. En tres años el primer ministro ha renunciado cinco veces, pero esta vez el resultado de las elecciones ha dejado a los belgas, de carácter bastante tranquilo, con una inquietud inusual. En el norte, la zona flamenca, los separatistas consiguieron la mayoría de votos. En Valonia, el sur francófono, ganaron los socialistas.

A pesar de que algunos periódicos pronosticaban, en el caso de que el partido nacionalista flamenco N-VA ganara, una posible “evaporación” de Bélgica cual cubito de hielo; tan sólo algunas banderas ondeaban en los balcones de Bruselas, francófona y flamenca, algunos días antes de las elecciones.

La victoria en Flandes del N-VA (“Nueva Alianza Flamenca”) de Bart De Wever ha puesto sobre la mesa y con las cartas boca arriba la posibilidad de una separación del país. No obstante, y tal como apuntaba Mark Eyskens, antiguo primer ministro de Bélgica, en el diario belga Le Soir, “la escisión de Bélgica es imposible, ya que la parte francófona no apoya la separación. En todo caso, lo que acontecería sería una secesión”.

Ante tal escenario de secesión, el futuro de una Républica de Flandes se antojaría inviable. No sólo habría que dividir la deuda de Bélgica, algo casi irrealizable, sino que la Flandes independiente necesitaría el reconocimiento internacional. En el caso del Consejo Europeo, por unanimidad. Huelga decir que España con el problema vasco e Inglaterra con Escocia entre otros, no tomarían tal riesgo de aceptar esta solución para el país centroeuropeo.

La victoria de Bart de Wever, calificado por el diario De Morgen como el político más inteligente y el más peligroso, es sin embargo analizada por Beatrice Delvaux (Le Soir) como una llamada de atención de Flandes. “El mensaje que se ha transmitido no es el de la separación (al menos por ahora) sino apostar por una reforma del país”.

No obstante, la cuestión Bruxelles-Hal-Vilvorde sigue pendiente. En un país de diez millones de habitantes y con una renta per cápita en Valonia de 20.000 euros; en Flandes de 29.000 y en Bruselas, de tan sólo 1.000.000 de habitantes, de 55.000 euros; las cifras importan. Bruselas es la comuna más rica y geográficamente se encuentra en territorio flamenco, de ahí que Flandes la reclame. Podría parecer lógico si no fuera porque en Bruselas, oficialmente bilingüe, se habla francés.

Con los mismos problemas de siempre y dos partidos opuestos hasta lo irrisorio obligados a negociar, el futuro gobierno se pronosticaría lejano. Ya están acostumbrados los belgas a pasar meses sin Gobierno, pero en esta ocasión se precisa rapidez.

La presidencia belga de la Unión Europea comienza el 1 de julio, y si bien podría seguir adelante a nivel administrativo, en el plano político Bélgica se situaría en una mala posición. Una inestabilidad que la llevaría a ser aún más vulnerable en los mercados financieros tras la calificación negativa de la agencia Standards & Poors y que llegaría en muy mal momento dada la crisis económica que sufre.

Mientras, las negociaciones siguen su curso con el nombramiento por parte del rey De Weber como “informador”, una suerte de encargado de establecer conversaciones con los partidos para buscar una coalición. Una vez que De Weber presente “su información” al Rey, Elio di Rupo sería nombrado “formador”, lo que le llevaría a formar el gobierno y devenir primer ministro. Algo irónico para los votantes del partido nacionalista separatista N-VA que podrían ver a un socialista como cabeza de gobierno, sin embargo De Weber ya había comunicado que no deseaba ser primer ministro.

Bart De Weber y Elio di Rupo representan cual caricatura los extremos de una Bélgica dividida lingüística y culturalmente. Sólo el tiempo dirá qué será del país. Por ahora las dos mitades siguen “unidas”.

Anuncios

Entry filed under: Internacional. Tags: , , , , , , , , .

Pedro Jota vuelve a aplaudirse Lucrarse de la muerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Un día de estos…

junio 2010
L M X J V S D
« May   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

¡¡Estamos en Twitter!!

En capítulos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: